martes, 1 de septiembre de 2015

La ruta del norte: Reyno de Navarra

Puesto que son entradas muy largas debido a las fotos voy a reducirlas de manera que no ocupen masivamente en el inicio del blog. Espero que os guste la primera parte.


jueves, 27 de agosto de 2015

Libertad. ¿Tenemos el control de lo que nos rodea?

La libertad actual es una ilusión muy bien elaborada que nos obliga a creer de forma inconsciente que nuestras decisiones, nuestros caminos son nuestros y elegidos por nosotros mismos. Sin embargo no es así. Como en los ordenadores, han insertado en nuestras mentes informaciones inertes de lo que es bueno, malo o maravilloso y todos hacemos exactamente lo mismo. Es fácil encontrar un patrón.

La libertad se rige por el poder que ejercen los demás sobre nuestra persona. Cuanto más poder tienen menos voluntad nos pertenece, y ese poder aparece y desaparece en función de nuestras acciones. Hoy en día todo el mundo tiene facebook, twitter, instagram, tumblr, whatsapp... es fácil encontrarnos, es fácil realizar una búsqueda y saberlo todo de nosotros mismos. Es ahí cuando perdemos nuestra libertad y cuando nos volvemos esclavos de los demás.  Por ejemplo:

Facebook: agregamos amigos o aceptamos solicitudes de amistad como si nos dieran un premio, como si repercutiera en tu vida de alguna forma intrínseca que apenas logro discernir. Allí aparece nuestro nombre y apellidos, nuestra fecha de nacimiento, donde vivimos y en algunos casos incluso el número de teléfono. Pero incluso va más allá. Lo que era el verdadero facebook dejó de serlo hace muchos años, en un primer momento se convirtió en un lugar para conectar amigos y compartir sus vivencias, hoy en día es un mercado de pirañas para ver quien hace las mejores fotos, quien vive mejor o quién es más feliz. O esa es mi percepción pues nadie comparte penas ni sucesos trágicos o si lo hace utiliza eufemismos como si la tristeza fuera algo negativo y no digno de mención.

Twitter: se ha convertido en la nueva "comunicación verbal". Antes decíamos "he hablado sin pensar" y ahora "escribimos sin pensar". Es el peor error que puede cometer la humanidad porque las palabras se las lleva el viento y se olvidan. Todo lo que está en la red se mantiene en la red por años, demasiados años. Y cualquier comentario desafortunado puede llevarnos a la oscuridad. 

Dejamos a merced de cualquier depredador aquello que es más valioso. Nuestros datos, nuestra ID que es quienes somos y lo que nos da poder. No nos damos cuenta pero escritores, actores, cantantes y sobretodo actores y actrices porno utilizan nombres falsos pues así mantienen su verdadero nombre a salvo y con ello su integridad y libertad personal. No es una banalidad que lo hagan. La verdadera identidad puede dar poder a una persona o incluso arrebatárselo por completo, y sino que se lo digan a J. K. Rowling. Ella no podía publicar como mujer y tuvo que publicar como hombre. En este caso el nombre era una debilidad y tuvo que modificarlo para alcanzar un "estatus libre". 

Con la falsa libertad de poder publicar lo que queramos, decir lo que queramos y enseñar lo que queramos nos atamos a nosotros mismos a una cuerda situada en el abismo del no olvido, estando a merced de cualquier mercenario en busca de trapos sucios, mentiras, falsas verdades...  listas a ser descubiertas o incluso malinterpretadas.

¿Somos libres entonces?
Si nos descontrolamos, cada vez lo seremos menos. La publicación de absolutamente todo en la red deja la libertad a un segundo plano y nos convierte en espectadores de nuestra propia realidad. Nos enfocamos en hacer una foto bien en vez de admirar lo que estamos fotografiando. Nos hacemos "selfies" donde lo que importa no es el paisaje sino tu cara y con quien estés. 
Sentimos lástima por aquellas personas que son drogodependientes o alcoholdependientes cuando nosotros mismos nos hemos vuelto ciberdependientes. Nuestra felicidad ya no depende de nosotros sino de cuantos likes tiene un comentario en facebook, retweets en twitter o me gusta en instagram. No somos felices sin recibir el apoyo de los demás. Se empieza a temer a la soledad, a la incomuncación y es la peor de nuestras circunstancias porque nos encadena de por vida. Una persona que no siente felicidad por si misma es una persona deficiente, una persona que necesita publicar es una persona que en su interior hay un vacío emocional y de poder importante y por lo tanto de libertad. Dejará su libertad a merced de los demás y su felicidad en función de si lo que hace gusta o no.

Sin embargo como todo yin, tiene su yang. Un uso responsable de las redes sociales se convierte en una potente herramienta de comunicación. Si tienes amigos en la otra punta del planeta se convierte en un punto de encuentro íntimo. La responsabilidad y el actuar con cabeza no es estar reprimido sino al contrario teniendo un control de qué haces y un conocimiento pleno puedes comprender que la libertad que obtienes al no publicar esa imagen es la de mantener un recuerdo a salvo de la transformación y la degeneración.  
Las redes sociales son los nuevos álbumes de fotos, no los nuevos cubos de basura. No vale todo igual que en un álbum de fotos no se ponen todas las fotos. Una correcta utilización conlleva una perfecta sincronía entre tu vida propia y tu vida pública. No convirtamos la vida propia a pública porque entonces, como los famosos, estaremos a merced de los demás. 

viernes, 24 de julio de 2015

Pakistán: la relación entre arañas y árboles

El mundo animal y de las plantas siempre han actuado conjuntamente, a veces cooperando y en otras simplemente por comensalismo (interacción en la que una especie es beneficiada y la otra no es beneficiada ni perjudicada) como es este caso.
En Pakistán aparecen arañas que son de tierra, es decir, no viven en el agua y que por lo tanto en periodos de inundaciones, si no tienen superficies en las que refugiarse, mueren. Lo que sucedió en ese lugar fue que, con las inundaciones, todas estas arañas subieron y se protegieron en la copa de los árboles pero no hay que olvidar que las arañas no detienen su ciclo sino que continuamente construyen sus trampas. Todo ese gran número de individuos fueron colonizando los árboles y construyendo sus telas hasta envolverlos completamente como se puede ver en la imagen.
Sin embargo la noticia no destaca por este hecho sino las consecuencias que conlleva ya que ha sido un potente remedio preventivo contra la malaria.

La malaria o paludismo es una enfermedad causada por un parásito del género Plasmodium que la única vía para infectar al ser humano es mediante un vector, que es un mosquito del género Anopheles entre otros dípteros. Una vez una persona ha contraido la enfermedad puede contagiar a las demás si otro mosquito, que actuaría como segundo vector, pica a un enfermo y posteriormente a una persona sana. De esta manera se repite un ciclo que puede alargarse y propagarse de forma muy rápida. Siempre y cuando haya mosquitos. 
Por lo tanto una alta proporción de enfermos y de mosquitos puede conllevar a una alta probabilidad de distribución de la enfermedad por nuevos territorios. Estos dípteros se reproducen en lugares húmedos con aguas quietas, encharcadas porque su primera etapa vital se lleva a cabo en el agua. Sin embargo si nada más salir del agua los mosquitos se enganchan en las redes de las arañas y quedan atrapados evitamos que sean propagadores de la enfermedad y por lo tanto conlleva un beneficio para poder controlarla mejor en territorios donde no llegan (por el motivo que sea) medios para proteger antes y durante la enfermedad.